aliolicasero.com

Recetas paso a paso

Patatas alioli al estilo Arguiñano

¡Las patatas alioli al estilo Arguiñano te sorprenderán con su sabor inigualable! En solo unos minutos, tendrás listo un plato que despierta pasiones.

Siente cómo cada bocado te envuelve con su cremosidad y el toque casero del alioli tradicional, convirtiendo cualquier comida en una fiesta para tus sentidos.

Ingredientes necesarios

¡Amigo, estás a punto de descubrir el secreto para unas patatas alioli irresistibles al más puro estilo Arguiñano! Coge papel y lápiz, porque estos ingredientes son el corazón de una receta que te transportará directamente a los sabores de la cocina casera.

Patatas alioli al estilo Arguiñano

¡Las patatas no pueden ser cualquiera! Encuentra esas que al cocerlas se vuelven tiernas y suaves, las que te recuerdan a los domingos en casa de la abuela.

El ajo, ¡ah, el ajo! Ese toque picante y aromático que nos encanta. Elige los más frescos, esos que al pelarlos llenan la cocina de su aroma.

No escatimes en el aceite de oliva, porque es el que le va a dar ese sabor a campo y tradición a nuestro alioli.

El huevo, ese pequeño milagro que, al batirlo, se transforma y une todos los sabores.

Y no olvides el limón, que con su chispa de acidez, hace que todo cobre sentido.

Una pizca de sal, y ya tienes la base para triunfar.

Preparación del alioli casero

Empezamos seleccionando ajos con alma y un aceite de oliva que sea puro oro líquido, ¡nada de escatimar en calidad aquí!

El proceso es casi como una danza: machacamos el ajo con cariño, añadimos una pizca de sal y comenzamos a verter el aceite, despacito, como si estuviéramos pintando un cuadro. Con cada giro del mortero, la mezcla se va espesando y eso, queridos amigos, es puro amor culinario.

Siempre me preguntan, "¿y si se corta, qué hago?" Pues bien, aquí va mi consejo de oro: no desesperes. Toma un huevo, bátelo y ve incorporando la mezcla cortada poco a poco. Es como darle una segunda oportunidad a la vida, ¡y funciona!

¿Te atreves a darle tu toque personal? A mí me gusta añadirle un chorrito de limón para un puntito ácido. Y recuerda, el alioli es un reflejo de tu personalidad en la cocina, así que juega con los ingredientes hasta que digas "¡esto es lo mío!".

Patatas alioli al estilo Arguiñano

Cocción de las patatas

¿Listo para encontrar la patata ideal? Yo siempre me decanto por la Monalisa o la Kennebec, que mantienen su forma y textura tras bailar en el agua hirviendo. ¡Pruébalas y dime qué te parecen!

El tiempo de cocción es como un reloj suizo, tiene que ser preciso: unos 20 minutos suelen ser suficientes. Pero, amigo, no te descuides y haz la prueba del tenedor; si entra suavemente, están en su punto. ¿Te animas a encontrar el equilibrio perfecto?

Después de la cocción, dale a tus patatas un baño refrescante bajo el agua fría, así cortarás la cocción de inmediato. Al cortarlas, busca trozos generosos que se abracen con la salsa sin desmoronarse. ¡Comparte tus resultados! Estoy deseando ver cómo te han quedado esas patatas alioli al estilo Arguiñano.

Mezcla y presentación

 Asegúrate de que las patatas estén a la temperatura perfecta para que, al mezclarlas con el alioli, se cree esa cremosidad que las hace irresistibles.

En cuanto a la presentación, yo sigo el estilo inconfundible de Karlos Arguiñano, que nunca deja a nadie indiferente.

Imagínate servir este plato en una hermosa cazuela de barro, con el alioli cubriendo las patatas y un toque de perejil picado esparcido por encima. ¡Es un espectáculo para la vista y un regalo para el paladar!

Trucos y consejos

¡Ah, el alioli! Esa maravilla que transforma unas simples patatas en una delicia. Pero, ¿sabes qué? El punto de sal es crucial.

Yo siempre echo un puñadito de sal gruesa en el agua hirviendo, y te prometo que marca la diferencia. ¿Y tú, has probado alguna vez a añadir especias al agua de cocción? ¡Cuéntame!

Para los que el huevo os hace decir "¡ay!", tengo el truco perfecto. Preparad un alioli vegano que está para morirse, usando leche de almendras y un toque de mostaza. ¿Has intentado alguna vez hacerlo? ¡Es sorprendentemente fácil y el resultado es impresionante!

Y cuando llegue el momento de servir, deja volar tu imaginación. A mí me encanta decorar el plato con un poco de cebollino picado y unas rodajas finas de rábano para un crujiente contraste. ¿Y qué me dices de ponerle unos caprichos de mar? Unas gambitas salteadas por encima y tienes un plato de fiesta. ¿Te animas a probarlo?

Receta

Patatas alioli al estilo Arguiñano

¡Vamos allá con unas patatas alioli que son pura magia en el paladar! Como diría nuestro querido Karlos Arguiñano, "con buenos productos y mucho mimo, cualquier plato puede ser una obra de arte". Y estas patatas, amigos míos, no son la excepción.

Ingredientes

  • 1 kg de patatas de la tierra, esas que saben a gloria
  • 200 ml de aceite de oliva virgen extra, el oro líquido de nuestra gastronomía
  • 1 diente de ajo, para ese puntito canalla que nos encanta
  • Sal al gusto, para realzar los sabores
  • Unas gotas de zumo de limón, el secreto de mi abuela para un alioli con chispa (opcional)

Siempre lo digo en mi programa: "La calidad es la madre del cuchillo", así que no escatimes en buenos ingredientes. Y si es con productos de proximidad, ¡mejor que mejor!

Instrucciones paso a paso

  1. Comienza pelando esas patatas con amor y córtalas en dados, como si fueran pequeños tesoros. Ponlas a hervir en agua con un pellizco de sal, vigilando que queden al dente, que luego habrá baile con el alioli.
  2. Para el alioli, coge ese ajo y trátalo como si fuera oro; májalo en el mortero con sal hasta que te cante al oído. Luego, ve añadiendo el aceite a hilo, bailando al ritmo del mazo, hasta que la salsa te guiñe el ojo.
  3. Una vez las patatas estén tiernas, pero con carácter, escúrrelas y déjalas tomar el fresco. Después, dale cariño mezclándolas con el alioli hasta que se abracen bien.
  4. Sirve con alegría, y si te apetece, ponle ese toque Arguiñano de perejil y pimientos del piquillo que nunca falla.

Y como siempre os digo: "Con la cocina se juega", así que si te apetece innovar, échale imaginación al alioli. ¿Unas hierbas? ¿Un toque de pimentón? ¡Tú mandas!

Notas:

  • El mortero es el compañero de batallas de cualquier cocina que se precie, pero si no tienes, una batidora también te servirá. Eso sí, con el mortero, el sabor es otro cantar.
  • Para aquellos que el huevo les da la lata, hay alioli sin huevo que está para chuparse los dedos.
  • Estas patatas alioli son como las estrellas de cine, mejor disfrutarlas frescas. Guárdalas en la nevera y consúmelas antes de que pierdan su encanto.