aliolicasero.com

Recetas paso a paso

Bacalao con costra de alioli

¡Saborea la magia del Bacalao con costra de alioli! Cada mordisco es un festín de texturas: la costra dorada cruje ante el contraste del jugoso bacalao. Rápido y sin complicaciones, este delicioso manjar está listo para cautivar en cualquier celebración.

Ingredientes clave

¡Imagina el aroma de un bacalao recién horneado inundando tu cocina! Ese es el recuerdo que tengo de los domingos en casa de mi abuela, y hoy quiero compartir contigo los secretos para que tú también puedas crear esos momentos mágicos. ¡Vamos a ello!

Para un alioli que te transportará a la costa mediterránea, necesitarás:

Bacalao con costra de alioli
  • Ajos morados de Las Pedroñeras: porque no hay nada como el sabor intenso y ligeramente dulce de un ajo de calidad superior.
  • Aceite de oliva de Jaén: su sabor es el abrazo perfecto para nuestros ajos, creando un alioli de sabor profundo y textura sedosa.

Y para un bacalao que hable por sí solo:

  • Lomos de bacalao fresquísimos: busca ese brillo característico y una textura firme al tacto, signos inequívocos de un pescado que será la estrella de tu plato.
  • Sal marina y pimienta recién molida: pequeños toques que despiertan el sabor y le dan carácter a cada bocado.

Como decía mi abuela, "el secreto de un gran plato está en la calidad y en el cariño con el que se prepara". Así que, ¡anímate a dejar tu huella en esta receta! Personaliza tu alioli con unas gotas de limón o da un giro audaz al bacalao con unas pinceladas de pimentón. ¡El resultado será espectacular!

Preparación del alioli

¡Imagina un alioli tan delicioso que se convierta en el protagonista de tu plato! Eso es lo que vas a conseguir con esta receta que he perfeccionado durante años en mi cocina.

La selección de los ajos es un ritual para mí; busco aquellos con un aroma que evoca recuerdos de los mercados de mi infancia. El aceite de oliva, ese oro líquido, debe ser de una calidad que casi puedas saborearlo con solo mirarlo.

Al triturar los ajos, piensa en las personas que compartirán tu mesa, porque el amor es el ingrediente secreto que nunca debe faltar. Y cuando emulsiones el aceite, hazlo con la paciencia de quien sabe que está creando algo grande.

Te invito a que dejes volar tu creatividad: añade unas hojas de albahaca fresca o un poco de mostaza si te atreves. Experimenta con las proporciones hasta que el sabor te haga sonreír. Porque al final, lo que importa es que tu alioli tenga ese toque personal tuyo que lo haga inigualable.

El bacalao perfecto

¿Sabes esa sensación de triunfo cuando encuentras el trozo de bacalao ideal? Yo la viví el otro día en el mercado, y te aseguro que es pura magia. Mira bien que el bacalao tenga una textura firme al tacto y un blanco puro, casi brillante. ¡Huye de los que parezcan tristes y apagados!

En mi cocina, el marinado es un ritual sagrado. Me gusta prepararlo con esa receta que me pasó mi abuela, donde el aceite de oliva se une al ajo y al perejil como en un baile, y el limón aporta ese toque fresco y chispeante. Sumergir el bacalao en esta mezcla es como darle un primer billete directo al paraíso del sabor.

¿Y qué me dices de añadir tu propia chispa? A veces, le pongo un poco de miel y mostaza al marinado para conseguir ese dulzor picante que tanto me gusta. ¿Te animas a ponerle tu sello personal?

Bacalao con costra de alioli

Montaje y horneado

¡Vamos a darle vida a ese bacalao! ¿Sabías que el secreto de un plato exitoso está en su presentación? Pues bien, con esta costra de alioli vas a dejar a todos con la boca abierta. Te cuento mi truquito: mezcla el alioli con un poco de pan rallado para darle más cuerpo y una textura que crujirá en cada bocado.

Extiende la mezcla sobre los lomos de bacalao que ya tendrás listos y cariñosamente preparados. Imagina que estás pintando un lienzo, tu lienzo comestible, y cada pincelada es una promesa de sabor.

El horno ya está caliente, a unos 190°C, esperando pacientemente. Introduce el bacalao y déjalo cocinar durante unos 10-12 minutos. Aquí entre nosotros, una vez casi me olvido del bacalao en el horno, ¡y casi se convierte en carbón! Así que mi consejo es que no te alejes mucho y uses un temporizador.

Si te atreves, añade unas gotitas de limón al alioli o espolvorea con algo de perejil picado antes de hornear. ¡Haz que ese bacalao con costra de alioli sea inolvidable!

Presentación y maridaje

¡Prepárate para que tu bacalao con costra de alioli se convierta en la estrella de la noche! Desde que tengo uso de razón, en mi familia el bacalao ha sido el rey de las celebraciones. Y esta versión gourmet es la evolución de una tradición que nunca falla en sorprender.

Para una presentación digna de aplauso, te aconsejo disponer el bacalao sobre un espejo de salsa de pimientos del piquillo; esa combinación de sabores es simplemente sublime. Las texturas y el contraste de colores te transportarán a las costas del Mediterráneo con solo mirar el plato.

En cuanto al maridaje, yo me decanto por un vino blanco de Rueda, bien fresquito. Su equilibrio y notas frutales son el complemento ideal para la intensidad del alioli. Aunque, si prefieres romper moldes, un tinto joven y afrutado puede ser una opción valiente que te sorprenderá gratamente.

Y nunca olvides que la cocina es un lienzo en blanco. Si te sientes inspirado, corona tu bacalao con unas hierbas aromáticas o unas escamas de sal antes de llevarlo a la mesa. Experimenta, juega con los sabores, y haz de cada bocado una experiencia única.

Receta

Bacalao con costra de alioli

¡Descubre el placer de un bacalao que te dejará sin palabras! Esta receta es una de mis favoritas, y estoy segura de que se convertirá en la estrella de tus cenas.

Desde mi primera visita a un pequeño restaurante costero, donde probé un bacalao con alioli que me robó el corazón, supe que tenía que recrear esa experiencia en casa.

Ingredientes

He seleccionado estos ingredientes con mucho mimo, pensando en cada matiz que aportarán al plato:

  • Bacalao – Opta por piezas con carne firme y un color blanco nacarado, signo de frescura y calidad.
  • Alioli casero – Preparado con amor, ajo de sabor intenso y el mejor aceite de oliva, será el alma de la costra.
  • Pan rallado – No cualquier pan sirve; busca uno con personalidad, que aporte esa textura soñada.
  • Perejil fresco – Un toque verde que es más que decoración, es un suspiro de la huerta en tu plato.
  • Aceite de oliva virgen extra – El oro líquido que une todos los sabores en una armonía perfecta.

Anímate a ser creativo. ¿Has pensado en añadir unas hebras de azafrán al alioli? O quizás un poco de ralladura de limón para un frescor cítrico. ¡Experimenta y haz que la receta hable de ti!

Instrucciones paso a paso

  • El alioli casero es un ritual, donde el ajo y el aceite se unen en un baile lento hasta alcanzar la cremosidad deseada.
  • El bacalao, marinado con aceite y perejil, absorberá esos sabores que luego se potenciarán bajo la costra dorada y crujiente de alioli y pan.
  • La magia ocurre en el horno, donde la costra se transforma en un manto dorado que protege la delicadeza del bacalao.

Al servir, busca la belleza en la sencillez: unas rodajas de limón y un espolvoreo de perejil fresco bastarán para que tu creación hable por sí sola.

Espero que este bacalao con costra de alioli te transporte, como a mí, a ese lugar especial donde el mar y la tierra se encuentran en cada bocado.