Alioli casero

Como hacer salsa alioli

Salsa alioli casera

Salsa alioli casera

El alioli es una suave mayonesa de ajo emulsionada con huevo y condimentada con especias, como pimienta negra, o blanca, jugo de limón o sal. Su elaboración no tiene ningún misterio, apenas lleva 2 minutos y lleva muy pocos ingredientes.

Aunque en la receta se elabora con aceite de oliva virgen extra, se puede hacer con otro tipo de aceites vegetales, como el de girasol, para que su sabor no sea tan abrumador (y no resulte tan caro). Incluso se puede hacer una mezcla de varios aceites, para aportar la potencia que queremos.

Hay quién le añade también mostaza, aunque la receta original no la lleva, por lo que queda a elección del consumidor el añadirlo o no.

Aunque tradicionalmente se hace en un mortero, majando todos los ingredientes, hoy en día se puede hacer con la batidora eléctrica, que resulta mucho más rápido y menos cansado.

Tiempo de preparación: 3 minutos

Estos son los ingredientes que necesitas:

  • 1 diente de ajo machacado
  • 1 cucharadita de sal
  • pimienta negra recién molida
  • 1 yema de huevo grande
  • 1 cucharadita de mostaza de Dijon
  • 570 ml aceite de oliva virgen extra
  • Jugo de limón, al gusto

Método de preparación:

Machaca el diente de ajo con un mortero hasta que esté totalmente triturado, y añade la sal. Si no tienes mortero, puedes utilizar cualquier otro objeto duro para machacarlo.

Por otro lado, mezcla la yema de huevo y la mostaza en un recipiente hasta que estén bien integrados. Ve añadiendo el aceite poco a poco en un hilo constante. Una vez que hayas vertido un cuarto de aceite, ya puedes añadir el resto más rápidamente. Cuanto más aceite añadas, más líquido quedará el alioli.

La mezcla irá espesando, y entonces es cuando tienes que añadir el jugo de limón, o en su defecto, un poco de vinagre de vino.

Una vez que hayas terminado con todo el aceite, añade el ajo machacado y cualquier otro condimento que quieras añadir: albahaca, perejil, tomillo, etc.

Prueba el alioli y rectifica los condimentos si es necesario: sal, pimienta negra o jugo de limón, según tus gustos.

El alioli puedes añadirlo a las ensaladas, a los pescados, carnes (pollo o cerdo) y con las patatas.

Puedes guardar el alioli que te haya sobrado en la nevera, tapado, y consumirlo en los siguientes días. Yo recomiendo no hacer mucha cantidad, sino la cantidad justa para la elaboración que desees.

Al ser tan rápido y sencillo, evita comprar el alioli en un supermercado, pues el sabor nunca es el mismo.